NECESITO “ALGO DULCECITO”… ¡¡POR FAVOR!!

NECESITO “ALGO DULCECITO”… ¡¡POR FAVOR!!

portada--face--NECESITO-ALGO-DULCECITO

Uno de los problemas más grandes que enfrentamos todos aquellos que hemos tenido que hacer dietas o cuidarnos de no engordar por razones de salud o de estética es “el deseo de comer algo dulce” durante el día y aún la noche.

Esos continuos pensamientos que nos abruman “me sabe la boca a algo dulce”, “que delicia poder comer un chocolate” “me muero por un pedacito de torta”, “solo una galletica”, “este pedacito no afecta mi dieta”, “partamos este postrecito para los dos”, son comunes cuando sabemos que no se puede consumir nada con azúcar, cremas y mucho más.

Lo más difícil de seguir en un plan alimenticio de reducción de peso son los snacks entre comidas, que se van convirtiendo en algo repetitivo y monótono. Es común ver en estos planes que la recomendación para snacks entre comidas son rosquitas, fruta, galletas de soda, gelatina dietética, yogurt bajo en grasa sin azúcar entre otros.

Siempre me había preguntado ¿Habrá algo más variado para hacer frente a una dieta? Si ya de por sí el esfuerzo por ser exitoso en esta empresa es difícil, aún es más difícil con tantas limitaciones. Yo percibía que la monotonía de una dieta hacía desistir de ella más personas de lo que uno se puede imaginar. Terminaban cansándose y renunciando porque la fuerza de voluntad era mucho menor que la fuerza interior hacia la variedad y el cambio. Generalmente quien tiene sobrepeso es goloso y a todo goloso le gusta probar cosas nuevas.

Un día cualquiera en esa búsqueda por mantener un peso saludable, me encontré con Stella, una nutricionista que cambió totalmente la visión que yo tenía de las dietas y sobre todo cambió mi manera de ver la alimentación. Alimentarse no era solamente una cuestión de nutrición, era una manera de vivir y compartir de socializarse. Por lo tanto la dieta tenía que formar parte de mi propio entorno y no bloquear mi vida social con frases como: “no puedo comer eso, estoy a dieta”, “sin postre…estoy a dieta”, “solo carne y ensalada”, “no voy…estoy a dieta”. Ella me enseñó a seleccionar aquello que más me convenía no solo por salud sino también por placer, a dosificar los platos de restaurante a las cantidades adecuadas a la dieta, a quitar las salsas del alimento pero degustar su sabor. Me instruyó sobre las grasas buenas para el cuerpo, los nuevos desarrollos en postres dulces y deliciosos que no contienen azúcar y que se elaboran con grasas saludables. Solía decirme “puedes comer de ellos pequeñas porciones, no abuses”. Me dijo que estos nuevos productos incorporan a sus recetas ingredientes como lácteos sin azúcar y/o desgrasados, fibras, grasas necesarias al organismo, endulzantes no calóricos, frutas y hasta chocolate.

En ese momento, empecé a pensar que las dietas, que yo veía como un castigo, podían llegar a ser una apetitosa y saludable recompensa porque se permitía comer platos deliciosos, postres ricos, saborear pequeñas cantidades de platos muy calóricos y mantener una actitud interior de frugalidad “como de todo pero muy poco de lo que no me ayudaría a mantener un peso saludable”

Comencé a investigar más al respecto y me encontré que en el mercado había opciones deliciosas y saludables para premiarme todos los días con “algo dulcecito” que no afectaría para nada mi dieta. Encontré opciones para preparar en la casa https://goo.gl/mEJAFW y ya preparadas https://goo.gl/ygSFJm

Hice una pequeña reseña sobre los aspectos que más me interesaban de mis postrecitos y fue así como elaboré esta tabla (ver tabla adjunta) para poder reservar unas pocas calorías diarias para premiarme por mi buen comportamiento en la mesa; si el producto tenía más de 100 calorías partía a la mitad la porción y la degustaba más lentamente, si tenía menos de 100 calorías me saboreaba la porción entera. Si tenía muy pocas calorías lo utilizaba para ayudarme con la ansiedad entre comidas por “algo dulcecito”.

Fue así como aprendí a comer lo justo y lo delicioso, todo era simultáneo, todo se podía. Desde entonces disfruto de todo en poca cantidad y mi peso se ha mantenido igual a través de los años. Que afortunada fui al encontrar a Stella, tan creativa y tan integral. Me enseñó que todo se podía hacer al mismo tiempo, comer lo necesario y disfrutar mucho y que la disciplina se requiere para mantener el equilibrio. Gracias Stella.

Ensaya y con seguridad te pasará lo mismo.

POSTRECITOS PARA CUANDO NECESITO “ALGO DULCECITO”
Producto Porción Calorías
Endulzante (estevia, sucralosa) 1/2 cdta o un sobre 0
Gelatina 1/2 taza 5
Mermelada (mora,fresa,piña,uva) 1 cda 10
Dulce de Brevas 1 breva/2 de cdas almíbar 30
Confites 4 unidades 35
Bocadillo (guayaba, piña, frutos rojos) 1 rebanada 16g 35
Cocadas 1 unidad 35
Postre preparado 1 rebanada 100g 40
Arequipe 1 Cda 50
Dulce de leche (queso urraeño) 1 unidad 50
Caramelos 4 unidades 60
Pudín preparado 1/2 taza 65
Natilla preparada 1 rebanada 80g 65
Galletas Tropicales 4 unidades 110
Panelitas blanquitas o negritas 1 unidad 100
Panderitos 8 unidades 110
Galletas Mantequilla 2 unidades 120
Torta 1 rebanada 50g 150
Brownie 1 rebanada 50g 190

 

 

Web Master