Bájale al estrés

Bájale al estrés

Subele a la musica SLIDER-01

“La vida es lo que pasa mientras estas ocupado haciendo otros planes” decía John Lennon. Y se nos pasa la vida mientras nuestro acelere nos impide ver, escuchar y sentir las cosas simples y hermosas que nos rodean: el abrazo de un ser querido, una canción melodiosa, el aroma del café recién hecho, la risa de los niños, el abrir de una flor, la amabilidad de un compañero, la suavidad de la sabana, el olor de la guayaba y mucho más.

Para disfrutar de todo hay que empezar por bajarle al stress en las pequeñas cosas de la vida:

  1. Planea bien tu día, calcula bien el tiempo para que no tengas que correr permanentemente.
  2. No te distraigas de tus labores con las redes sociales y los mails. Destina un tiempo exacto para eso.
  3. No magnifiques los problemas. No te ofusques innecesariamente por cosas que no dependen de ti. Respira y escoge estar tranquilo ante un trancón, un mal conductor, la lluvia. Evita las palabras soeces que chupan la buena energía.
  4. En las tareas cotidianas y del trabajo déjate ayudar por tu familia y compañeros.
  5. Te falta tiempo, utiliza la tecnología, los domicilios para comprar.
  6. Estas ofuscado “toma tiempo para oler las flores alrededor del camino”, es decir, se deliberado ante lo que te rodea, mira las personas que están caminando, los árboles, el cielo, escucha el canto de los pájaros, los ladridos de los perros, las voces de quienes están cerca.
  7. Demasiado tenso. Nada mejor que un baño tibio.
  8. Cambia pensamientos pesimistas por imágenes hermosas y tranquilas de ríos, cascadas, senderos, bosques, sembrados.
  9. Aliméntate bien. Come despacio, siente lo que masticas, siente los sabores, mira los colores. Si puedes pon música suave y tranquila. No importa si tienes que almorzar en la oficina convierte este momento en un ritual.
  10. Descansa respirando. Sentado respira suave pero vigorosamente. Sintiendo que el aire llega hasta el fondo de tu estómago. Hazlo varias veces hasta que te sientas en paz.
  11. Revisa tu cuerpo para saber dónde tienes la tensión: la mandíbula, los hombros, la nuca, las piernas, los ojos. Cuando encuentres el punto empieza a soltarte ahí varias veces.

Tú eres el único que puede bajar tu tensión y ritmo. Disfrutarás mucho más  la vida sin dejar de tomarla en serio.

 

Web Master